Encuentra excelentes cursos de primeros auxilios en ESMA Consultores, por eso te contamos de su importancia, ya que aprender, es importante porque podrías salvar una vida.


Tener la formación correspondiente ayuda a:


-Evitar que una situación fácilmente superable pase a ser un serio problema de salud.


-Eliminar el riesgo y llamar a una ambulancia.


-Identificar cuáles son los síntomas de la persona afectada para informar claramente al personal sanitario de la situación.


-Indicarle al personal de la ambulancia, o de urgencias en el hospital, cómo sucedió todo y qué tipo de primeros auxilios se le han aplicado.


-Estabilizar al paciente, relajarle e indicarle, dependiendo del caso, lo que está sucediendo.


¿EN QUÉ CONSISTEN LOS CURSOS DE PRIMEROS AUXILIOS?


Dan a las personas los recursos suficientes para actuar lo antes posible ante diversas situaciones. Si bien los servicios de emergencias actúan con celeridad y eficacia, no hay que olvidar que los primeros auxilios pueden resultar decisivos para prevenir el empeoramiento del paciente.


A su vez, se enseña a protegerse eficazmente antes de lanzarse al peligro, así como a solicitar ayuda profesional. Entre las situaciones más comunes en las que recibir un curso de estas características es imprescindible se encuentran:


-Roturas óseas. Una caída o un accidente pueden suponer la rotura de una extremidad. En el curso se ofrecen las pautas necesarias para fijar el hueso hasta que llegue la ambulancia.


-Un atragantamiento. Conocer algunas maniobras puede impedir la obstrucción de la tráquea y la muerte de la persona.


-Un desmayo. Una bajada de tensión puede solucionarse con sencillas operaciones previas a la visita al médico más cercano.


-Un accidente de tráfico. Es recomendable no perder la calma, analizar la situación e informar de la misma correctamente a los profesionales. A los heridos leves, por su parte, se les puede ayudar mientras se espera la llegada de los profesionales.


Cada curso se compone de una serie de temas teóricos y de una parte práctica. El objetivo es alcanzar es que la persona que lo realiza sea capaz de:


-Identificar cuándo una persona está inconsciente o no puede respirar.

-Saber tomarle el pulso al paciente.

-Aprender a manejar un desfibrilador semiautomático (DESA) o automático (DEA). -Conocer cuáles son las técnicas de RCP más básicas y el uso de una mascarilla respiratoria.